domingo, 20 de febrero de 2011

Platón de cerámica decorado

Hoy me propongo hacer un "tour" por la web, pero también a preparar páginas para editarlas en forma programada, y tratar de dejar listos algunos videos para posteriores publicaciones, bueno, en realidad la página ya está lista, lo que falta son los videos, pero "ya merito".

Quienes pintan, no me dejarán mentir, pintar es una actividad muy relajante, puedes ir imaginando que más podrías aplicar, claro está que no sea en lienzo, la cerámica es un material que te permite crear al máximo en el instante en que lo realizas. Esta vez quiero mostrarles un platón de cerámica con aplicación de servilleta alemana, ha sido transformado un poco e iluminado en un lindo jardín, espero que lo disfruten, al igual que el texto "Pensar bien es crear" cuyo autor Hebert Hubbard nos invita a realizar un cambio desde nuestro yo interior y .....¡aaaaadiúuuu!









Pensar bien es crear

Siempre que salga al aire libre, retraído el mentón, y erguida la cabeza, llene los pulmones hasta donde le sea posible. Beba el sol. Salude a sus amigos con una sincera sonrisa y en cada apretón de manos, ponga el alma. No tema ser mal comprendido y no desperdicie un solo minuto en pensar en sus enemigos. Busque la forma de determinar firmemente la idea de lo que desea hacer, y entonces, vaya directamente hacia la meta.
Mantenga fija su atención en las cosas grandes y espléndidas que le gustaría hacer, ya que a medida que pasen los días, observará que, inconscientemente, aprovecha todas las oportunidaqdes requeridas para el cumplimiento de su deseo, igual que el zoófilo del coral obtiene de la marea los elementos que necesita. Fíjese la idea de la persona capaz, dinámica, útil que desea ser, y esa idea lo transformará hora tras hora en esa persona. Supremo es el pensamiento. Observe la actitud mental adecuada: la actitud del valor, la franqueza y el buen talante.
Pensar bien es crear: Todas y cada una de las cosas se realizan a través del deseo y todas las plegarias sinceras tienen respuesta.
Llegamos a identificarnos conlas ideas que se fijan en nuestros corazones. Así pues, retraiga el mentón, yerga la cabeza: todos somos dioses en estado de crisálida.