sábado, 2 de julio de 2011

Un chal: ¡dos accesorios!

 
 Un saludo a todos, chicos y chicas, estoy bastante atrasada en publicar material, pero me estoy preparando para las próximas lluvias, ya que en los últimos años nos ha tocado en exceso, y mi casa no necesita una manita sino ¡toda la garra!, así que en esta oportunidad preparé material para varios días.

Y entrando ya en el tema, esta propuesta me parece excelente, porque ¿quién dijo que el chal sólo tiene una forma de uso? las posibilidades de jugar con las prendas las hay y para muestra un botón.

Les dejo pues amiguitos lectores, éste hermoso chal a su consideración y para saborear mejor el fin de semana va el siguiente poema de Amado Nervo que nos incita a dar amor, así que  como lluvia fresca hay que regar amor  a todos los que nos rodean, sin ser selectivos ni esperar a que nos lo pidan o que nos lo ofrezcan,  recordando  que la mejor muestra de amor está representada en la actitud positiva y los pequeños detalles  y... ¡aaaaaadiúuuuu!.










 "PLENITUD"

Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.
Adolescente, joven, viejo, siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.
En cuanto sepas que tienes delante de ti un tiempo baldío, ve a buscar el amor.
No pienses: "sufriré"
No pienses: "me engañarán"
No pienses: "dudaré".

Ve, simplemente, diáfanamente, regocijadamente, en busca
del amor.
¿Qué índole de amor?
No importa: todo amor está lleno de excelencia y nobleza.
Ama como puedas, ama a quien puedas, ama todo lo que puedas... pero ama siempre.

No te preocupes de la finalidad de tu amor.
El lleva en sí mismo su finalidad.
No te juzgues incompleto porque no responden a tus ternuras: el amor lleva en sí su propia plenitud.
Siempre que haya un hueco en tu vida, llénalo de amor.

Amado Nervo